Las resoluciones del TJUE serán anonimizadas

Las resoluciones del TJUE serán anonimizadas

No hace mucho publiqué una entrada acerca del derecho a la intimidad y el contenido de las cartas de despido. En ella apuntaba los efectos que en ocasiones puede tener la publicación de sentencias tanto en fuentes oficiales, como por los propios Tribunales de Justicia (no sólo nacionales, sino también europeos) sobre la intimidad de las partes, bien por contener el nombre de las partes, bien por transcribir cartas, correos electrónicos, comunicaciones, etc. que permiten identificar fácilmente a los litigantes.

Pues bien, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha decidido dar un paso en este sentido y, según indica en un comunicado de prensa (96/2018), a partir del 1 de julio de 2018, los asuntos prejudiciales en que se hallen implicadas personas físicas serán anonimizados.

Caso Porras Guisado – Afectación de trabajadora embarazada en proceso de despido colectivo

Caso Porras Guisado – Afectación de trabajadora embarazada en proceso de despido colectivo

Con fecha de hoy, 22 de febrero de 2018, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dictado sentencia en el caso Porras Guisado, que abordaba la adecuación a derecho comunitario de la posibilidad de afectar a una trabajadora embarazada en un proceso de despido colectivo.

En este caso, la empresa empleadora inició un proceso de despido colectivo. En el mismo se alcanzaron varios acuerdos, que incluían determinadas prioridades de permanencia. Cuando la empleada fue despedida estaba embarazada. Se plantea si el estado de embarazo debería proteger frente a un despido en el marco de un proceso de despido colectivo (a los efectos de esta entrada me voy a referir siempre a «trabajadora embarazada», por ser el supuesto de la demandante, no obstante, en dicha referencia se deben entender incluidas también las situaciones de «trabajadora que ha dado a luz», y «trabajadora en período de lactancia»).