sucesión de empresa y responsabilidad solidariaTraemos al blog de derecho laboral un pronunciamiento del Tribunal Supremo que aplica el artículo 44 del Estatuto de los Trabajadores (sucesión de empresa). Nos viene a recordar la sentencia que la sucesión de empresa no contiene sólo previsiones acerca de la subrogación de empleados… sino también acerca de la responsabilidad solidaria de empresa cedente y cesionaria.

La sentencia recoge una abundante cita jurisprudencial y un estudio de la evolución histórica del artículo 44 del Estatuto de los Trabajadores, por lo que merece bien la pena una lectura íntegra del texto.

Me refiero a la Sentencia del Tribunal Supremo de 30 de noviembre de 2016 (Rec. 825/2015).

¿Se subroga un trabajador despedido antes de sucesión de empresa? ¿Y la indemnización por despido? Clic para tuitear

Los hechos relevantes a los efectos de este artículo son los siguientes:

1.- El trabajador venía prestando servicios por cuenta de su empresa (contratista de Renfe Operadora para el «servicio de atención a bordo y restauración en trenes») desde 1971 y fue despedido el 19 de julio de 2013, con efectos del mismo día, mediante un despido disciplinario.

2.- Tras la celebración del acto de conciliación, el día 29 de agosto de 2013 se presentó la correspondiente demanda judicial, solicitando la declaración de improcedencia del despido.

3.- Con efectos del 1 de diciembre de 2013 se produce la adjudicación del «servicio de atención a bordo y restauración en trenes» a una nueva contrata.

4.- El 10 de marzo de 2014 se dictó sentencia por el Juzgado de lo Social, estimando la demanda judicial presentada por el trabajador y condenando solidariamente a ambas empresas contratistas a optar entre la readmisión del trabajador o el abono de la indemnización legal por despido improcedente. La sentencia fue confirmada por el Tribunal Superior de Justicia con fecha de 2 de diciembre de 2014.

Frente a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia, la nueva contrata interpuso recurso de casación para unificación de doctrina por entender (entre otros razonamientos) que no debía ser solidariamente condenada a las consecuencias legales derivadas de un despido que tiene lugar con anterioridad al momento de la subrogación, porque la relación laboral ya se encontraba extinguida cuando se produjo la sucesión.

Ninguna de las empresas discute que ha habido una sucesión de empresa, pero sí se discuten los efectos de la sucesión y especialmente la transmisión de los efectos del despido del trabajador no subrogado.

Como explica el Tribunal Supremo, lo que en realidad sucede en este caso es que la empresa no está diferenciando correctamente entre no subrogación del trabajador y el régimen de responsabilidad de la empresa saliente y la entrante en la contrata. Vamos a diferenciar los efectos de una y otra:

1.- Inexistencia de subrogación de trabajador cuya relación laboral se ha extinguido con carácter previo a la sucesión de empresa

Una sucesión de empresa no extingue por sí misma la relación laboral, sino que el nuevo empresario queda subrogado en los contratos de trabajo de los empleados, según establece el apartado primero del artículo 44 del Estatuto de los Trabajadores. A sensu contrario, el nuevo empleador no está obligado subrogarse en aquellos contratos de trabajo que hubieren sido válidamente extinguidos con anterioridad al momento de la transmisión.

En este sentido, la Sentencia del Tribunal Supremo (Pleno) de 27 de abril de 2016 (Rec. 336/2015), razona que «el efecto de mantenimiento del vínculo requiere lógicamente que éste se encuentre vigente, por ello el art. 3.1 de la Directiva 2001/23 establece que “los derechos y obligaciones que resulten para el cedente de un contrato de trabajo o de una relación laboral, existente en la fecha del traspaso, serán transferidos al cesionario como consecuencia del traspaso”, siendo por ello que la previsión del art. 44.1º ET parte de la subsistencia de la relación laboral en el momento de la transmisión, porque únicamente en este caso cabe que se produzca la novación subjetiva en el contrato, ya que “resulta imposible aceptar la modificación de una relación jurídica ya extinguida”. Es por ello que la garantía de mantenimiento de la relación laboral que impone el art. 44.1º ET, no puede operar cuando se ha producido una previa extinción conforme a derecho del contrato».

Por tanto, en este punto es correcta la interpretación de la nueva contrata; la relación laboral del demandante se había extinguido meses antes de la sucesión y por tanto no estaba obligada a subrogarse en el contrato de trabajo del actor. Y no afecta a esta conclusión el hecho de que el despido estuviera judicialmente impugnado por el trabajador y no hubiere recaído sentencia en la fecha de la subrogación, porque esto no desvirtúa las consecuencias jurídicas extintivas del despido; el despido del trabajador tiene efectos constitutivos y produce la extinción del contrato desde su fecha.

2.- Responsabilidad solidaria entre cedente y cesionaria

Sin perjuicio de la conclusión alcanzada respecto del punto anterior, el Tribunal Supremo recuerda que «no acaban aquí las responsabilidades legales que el art. 44 ET impone a la empresa cesionaria». Y es que, en efecto, la conclusión del punto anterior no obsta para que la nueva contrata deba asumir solidariamente las obligaciones laborales derivadas de ese despido y que no hubieren sido satisfechas en el momento de la trasmisión, como es el caso de una indemnización por despido.

El apartado tercero del artículo 44 del Estatuto de los Trabajadores dispone que «el cedente y el cesionario, en las transmisiones que tengan lugar por actos inter vivos, responderán solidariamente durante tres años de las obligaciones laborales nacidas con anterioridad a la transmisión y que no hubieran sido satisfechas» y esta es precisamente la previsión que hace responsable a la nueva contrata de la indemnización por despido.

La cuestión relativa a si la empresa cesionaria debe responder solidariamente de las obligaciones laborales pendientes con un trabajador de la empresa cedente cuyo contrato de trabajo se extingue antes de la sucesión y no ha sido por lo tanto cedido al nuevo empleador fue resuelta mediante las Sentencias del Tribunal Supremo de 4 de octubre de 2003 (Rec. 585/2003), y tres de 15 de julio de 2003 (Recs. 3442/2001, 1878/2002 y 1973/2002), dictadas en Sala General.

En dichas sentencias se lleva a cabo un resumen de la evolución histórica del artículo 44 del Estatuto de los Trabajadores y se aplican, en relación con la cuestión que nos ocupa, los criterios interpretativos válidos en derecho (interpretación literal, lógica y sistemática, y finalista), para concluir que, efectivamente, la empresa cesionaria responde solidariamente de las consecuencias de la declaración de improcedencia del despido de un trabajador que tuvo lugar antes de la transmisión.

No obstante, debemos recordar que la responsabilidad solidaria se establece como una garantía de seguridad jurídica a favor de los trabajadores frente a posibles transmisiones fraudulentas. Pero no implica que la nueva empleadora deba responder sin más de unas deudas ajenas, sino que, al tratarse de una responsabilidad solidaria, poder reclamar al anterior empleador su importe.

En conclusión: la relación laboral de un trabajador cuyo contrato se ha extinguido antes de la sucesión de empresa no se subroga… pero cuidado con las responsabilidades que se puedan derivar de dicha extinción, porque sí puede operar la responsabilidad solidaria.

Vidal Galindo

Soy un abogado laboralista, de perfil internacional, con visión de negocio y vocación de formación y desarrollo de equipos. Tengo especial experiencia profesional en negociaciones, asuntos colectivos, litigación y asesoramiento a grandes clientes. Soy autor de la gran mayoría de las entradas de este blog. Cuando cuento con ayuda de algún colaborador, reviso y edito completamente la entrada antes de su publicación.

¿Se subroga un trabajador despedido antes de la sucesión de empresa? ¿Y las consecuencias de su despido?

6 thoughts on “¿Se subroga un trabajador despedido antes de la sucesión de empresa? ¿Y las consecuencias de su despido?

  • 13 febrero, 2017 a las 12:37
    Enlace permanente

    Superinteresante Vidal. Muy útil para mantenerse al día de la jurisprudencia en torno a artículos tan controvertidos. La interpretación jurisprudencial es clave. Enhorabuena de nuevo!

    Responder
    • Vidal Galindo
      13 febrero, 2017 a las 23:31
      Enlace permanente

      Muchas gracias, Dani. Te agradezco tus palabras, dan mucho ánimo 🙂

      Vidal.

      Responder
  • 14 marzo, 2018 a las 22:47
    Enlace permanente

    Extraordinario blog. Muy interesante , ameno y conciso. Felicidades Vidal.Gracias por compartir.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *