Los convenios colectivos de empresa han incrementado significativamente su presencia en los últimos años y ha crecido de forma relevante el número de convenios colectivos negociado. Según el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (https://explotacion.mtin.gob.es/series/), el número de convenios colectivos de empresa ha crecido desde 3.234 en 2012 hasta 4.260 en 2015 – último dato disponible –. Es decir, ha habido un aumento superior al 30% en tan sólo 4 años.

Esto ha incrementado también las sentencias que han tenido ocasión de resolver cuestiones concretas sobre el alcance de los convenios, su contenido, negociación, etc.

En esta ocasión nos vamos a referir a la regulación de la jornada. La pregunta que se plantea es ¿puede el convenio colectivo de empresa incrementar la jornada prevista en el convenio colectivo sectorial?

Esta es la cuestión que ha tratado la reciente sentencia del Tribunal Supremo de 10 de noviembre de 2016.

Las circunstancias del caso concreto ofrecían la posibilidad de dar cumplida respuesta a esta cuestión considerando varias posibilidades de forma simultánea. La empresa y la representación legal de los trabajadores negociaron un convenio colectivo, que fue publicado en el Boletín Oficial del Estado de 22 de enero de 2014.

El artículo 16 del convenio colectivo establecía que “la jornada completa de trabajo en cómputo anual será de 1760 horas para los años 2013, 2014 y 2015“, si bien “para los años 2014 y 2015, la jornada anual de los distintos colectivos de las empresas se reducirá en 8 horas anuales“. Es decir, para los años 2014 y 2015 el convenio fijaba una jornada de 1.752 horas anuales.

Antes de la negociación del convenio colectivo de empresa a los trabajadores de la empresa se les venían aplicando los convenios colectivos de siderometalurgia correspondientes a las provincias de los centros de trabajo en los centros de trabajo de la empresa (Madrid, Barcelona, A Coruña y Sevilla).

Los Convenios colectivos provinciales de la siderometalurgia correspondientes a dichas provincias tienen la siguiente vigencia y establecen la siguiente jornada:

– Madrid: 2013 y 2014. Jornada anual de 1.754 horas.

– Barcelona: 2007 a 2012. Jornada anual de 1.750 horas.

– A Coruña: 2013 y 2014. Jornada anual de  1.760 horas.

– Sevilla: 2012 a 2014. Jornada anual de 1.759 horas.

Como puede verse, para los trabajadores de los centros de Madrid, A Coruña y Sevilla, la jornada prevista en el convenio colectivo (1.752 horas) es más favorable que la prevista en los convenios colectivos provinciales de aplicación. Sin embargo los trabajadores cuyas relaciones laborales se regían por el convenio colectivo de la provincia de Barcelona venían disfrutando de una jornada anual inferior a la prevista en el convenio colectivo de empresa (1.750 horas).

La sentencia del Tribunal Supremo de 10 de noviembre de 2016 recoge la doctrina constante y reiterada del propio Tribunal en relación con la interpretación de los convenios colectivos, si bien esa no es la doctrina que nos ocupa en este caso (de hecho, el propio Tribunal Supremo reconoce en la sentencia que no nos encontramos ante un problema de interpretación del convenio colectivo).

Por lo que aquí nos interesa, el Tribunal Supremo nos recuerda que el artículo 84.2 del Estatuto de los Trabajadores enumera las materias concretas en las que el convenio colectivo de empresa tiene prioridad aplicativa respecto a convenios de ámbito superior. Y la determinación de la jornada anual no se encuentra entre las materias listadas en el Estatuto de los Trabajadores.

Por tanto, nos encontramos ante una cuestión de rango legal imperativo. La determinación de la jornada máxima anual respecto de aquellos trabajadores que permanezcan en el ámbito de aplicación del convenio colectivo provincial de Barcelona (que establecía una jornada máxima inferior a la prevista en el convenio colectivo de empresa – 1.750 horas del primero, frente a 1.752 horas en el segundo) deberá ser respetada mientras dicho convenio mantenga su vigencia puesto que la empresa está obligada a respetar los mínimos que, en esta materia, se establezcan en la norma paccionada sectorial concurrente, cuya prioridad y prevalencia se impone sobre el convenio colectivo de empresa.

El mandato del convenio provincial del sector se extiende a todas las relaciones laborales que se incluyen en su ámbito de aplicación, de forma tal que la jornada anual de los trabajadores afectados sólo se determinará por el convenio de empresa en aquellos casos en que no exista convenio de ámbito superior que señale un número inferior de horas.

En conclusión, el convenio colectivo de empresa sólo podrá determinar una jornada de trabajo diferente a la prevista en el convenio colectivo de ámbito superior cuando la negociada en el convenio colectivo de empresa sea inferior a la prevista en el convenio de ámbito superior.

Vidal Galindo

Soy un abogado laboralista, de perfil internacional, con visión de negocio y vocación de formación y desarrollo de equipos. Tengo especial experiencia profesional en negociaciones, asuntos colectivos, litigación y asesoramiento a grandes clientes. Soy autor de la gran mayoría de las entradas de este blog. Cuando cuento con ayuda de algún colaborador, reviso y edito completamente la entrada antes de su publicación.

¿Puede el convenio colectivo de empresa incrementar la jornada prevista en el convenio colectivo sectorial?
Etiquetado en:        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *