Perdida subsidio por IT por incomparecencia

Las mutuas colaboradoras con la Seguridad Social tienen la facultad de requerir a los beneficiarios de la prestación económica por incapacidad temporal derivada de contingencias comunes incluidos en su ámbito de gestión sean reconocidos por sus propios doctores.

Tras la modificación de la Ley General de la Seguridad Social, introducida por la Ley de Presupuestos Generales del Estado en 2014, aquellos beneficiarios de las prestaciones por Incapacidad Temporal que no comparezcan sin justificación a cualquiera de las convocatorias realizadas por los médicos del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) o por las Mutuas, verán suspendido su derecho a la prestación por Incapacidad Temporal (artículo 175 de la Ley General de la Seguridad Social).

A estos efectos, es especialmente relevante el Real Decreto 625/2014, de 18 de julio, por el que se regulan determinados aspectos de la gestión y control de los procesos por incapacidad temporal en los primeros trescientos sesenta y cinco días de su duración (y más en concreto el artículo 9 del mismo).

La facultad de gestión de las Mutuas para comprobar la salud del trabajador

Lejos de tener un carácter punitivo o sancionador, las Mutuas, en cuanto entidades obligadas al pago de la prestación económica derivada de la situación de Incapacidad Temporal, pueden comprobar si el trabajador reúne los requisitos de salud previstos legalmente para el devengo de la prestación (Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de 15 de diciembre de 2009).

Dicha facultad atribuida a las Mutuas, según la doctrina del Tribunal Supremo, tiene la condición de una «facultad de gestión», sin perjuicio de que la conducta del beneficiario de la prestación por Incapacidad Temporal constituya una falta tipificada en la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social (Sentencia del Tribunal Supremo de 28 de junio de 2007).

En definitiva, la actuación gestora que corresponde a la Mutua Patronal en orden a la contingencia de Incapacidad Temporal –por enfermedad común– legitima plenamente y sin necesidad del cumplimiento de cualquier otra formalidad la extinción del derecho al subsidio correspondiente, cuando resulte acreditada la incomparecencia injustificada del trabajador en baja al acto de reconocimiento y control médico para el que ha sido debidamente citado (Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de 27 de enero de 2011).

Citación al trabajador y justificación de la incomparecencia

El trabajador será citado al reconocimiento médico con una antelación mínima de 4 días hábiles.

En ese momento (con carácter previo a la fecha fijada para el reconocimiento médico), o el mismo día de la citación, el trabajador podrá justificar los motivos que le impiden comparecer al mismo. En este supuesto, la mutua podrá fijar una fecha posterior para la realización del examen médico, comunicándolo al interesado, de nuevo con una antelación mínima de 4 días hábiles.

En el caso de incomparecencia del trabajador al reconocimiento médico, habiendo sido debidamente citado al mismo por la mutua, ésta podrá acordar la suspensión cautelar del subsidio desde el día siguiente al fijado para el reconocimiento. La mutua deberá asimismo informar al trabajador de que dispone de un plazo de 10 días hábiles desde la incomparecencia para justificar la misma. En este caso, la mutua informará de la suspensión de la prestación por vía telemática a la Tesorería General de la Seguridad Social y al empleador.

Para que la Mutua pueda extinguir el derecho a la prestación, la incomparecencia al reconocimiento debe ser voluntaria e injustificada, esto es, debe existir en el trabajador un deseo de detraerse del examen médico de revisión.

Es decir, la Mutua podrá extinguir la prestación cuando, el trabajador, tras haber recibido la notificación para reconocimiento, no comparece ni avisa de que no puede hacerlo. Por el contrario, si la ausencia al reconocimiento médico fue justificada, no se podrá extinguir la prestación.

Con carácter general, la normativa de aplicación dispone que «se entenderá que la incomparecencia fue justificada cuando el trabajador aporte informe emitido por el médico del servicio público de salud que le dispense la asistencia sanitaria, en el que se señale que la personación era desaconsejable conforme a la situación clínica del paciente; cuando la cita se hubiera realizado con un plazo previo inferior a cuatro días hábiles, o bien cuando el beneficiario acredite la imposibilidad de su asistencia por otra causa suficiente» (artículo 9.5 del Real Decreto 625/2014, de 18 de julio, por el que se regulan determinados aspectos de la gestión y control de los procesos por incapacidad temporal en los primeros trescientos sesenta y cinco días de su duración).

Algunos supuestos concretos

Vamos a ver en este apartado algunos supuestos concretos en los que se entiende que la falta de asistencia es injustificada y otros en los que, por el contrario, la falta de asistencia se consideró justificada.

– Falta de asistencia injustificada: pérdida de la prestación por IT

El trabajador no avisó de que no asistiría al reconocimiento médico, y además, tampoco hizo alegación alguna con posterioridad, respecto a la imposibilidad de acudir a dicho reconocimiento, cuando conocía -en la citación así se advertía expresamente- la posibilidad de que su incomparecencia diera lugar a la extinción de la prestación por Incapacidad Temporal (Sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco de 24 de marzo de 2015).

– Asimismo, se consideró procedente la extinción de la prestación a una trabajadora que, tras no asistir al reconocimiento requerido por la Mutua, explicó su ausencia aludiendo a un malestar general por alergia y que entregó como prueba un justificante expedido por el médico de familia. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, en este caso entendió que el hallarse «indispuesta» no es razón suficiente para no comparecer al reconocimiento de la Mutua, más aún cuando al día siguiente al previsto para el reconocimiento sí pudo asistir al médico de familia a por el justificante (Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de 27 de enero de 2011).

También se declaró ajustada a derecho la extinción del subsidio por Incapacidad Temporal de un trabajador que, teniendo en su poder los avisos de Correos para recoger la notificación de la Mutua, actuó de forma pasiva «rozando una negligencia omisiva», ya que recogió el aviso con gran demora, retrasándose aún más en dirigirse a la Mutua para facilitar su justificación por la inasistencia al reconocimiento médico (Sentencia del Tribunal Supremo de 22 de enero de 2016).

– Falta de asistencia justificada: no procede la extinción de la prestación por IT

No procede a la extinción de la prestación de una trabajadora que acudió al día siguiente al que había sido citado por la Mutua. En este caso, la trabajadora acudió a los servicios médicos de la Mutua al día siguiente al que se fijó el reconocimiento médico debido a la situación médica de depresión en la que se encontraba. El tribunal, en este caso, entendió que dicho supuesto no trata una incomparecencia injustificada, «al no poderse estimarse que haya existido una negativa de la trabajadora a acudir a la cita médica» (Sentencia del Tribunal Superior de Cataluña de 15 de diciembre de 2009).

– Tampoco procede la pérdida de la prestación de una trabajadora, que se encontraba en reposo por prescripción médica el día en que fue citada por la Mutua para la revisión médica. El Tribunal concluyó que no se trataba de una incomparecencia injustificada, pues no podía estimarse que existiera una negativa por parte de la trabajadora a acudir a la cita médica. (Sentencia del Tribunal Superior de las Islas Canarias, Las Palmas, de 14 de octubre de 2011).

– También está justificada la ausencia del trabajador cuando el día en el que estaba citado por la Mutua para el control médico coincidía en el día y las horas con un tratamiento odontológico. En este caso, el trabajador comunicó por escrito la causa justificativa después de conocer que le ha sido extinguido el derecho a la prestación (tres días después de la incomparecencia) y no cuando tuvo conocimiento de la citación. En relación con este retraso el Tribunal consideró que «así las cosas, siendo lo importante la justificación de la incomparecencia, y no tanto la mayor o menor diligencia del actor en su actuar para con la Mutua» (Sentencia del Tribunal Superior de la Comunidad Valenciana de 19 de octubre de 2011).

Conclusión: Se trata de una cuestión casuística

La mutua tiene la facultad de extinguir el derecho a la prestación por Incapacidad Temporal cuando el trabajador no asiste al reconocimiento médico a solicitud de ésta.

No obstante lo anterior, no podrá extinguirse la prestación cuando exista una razonable justificación de la incomparecencia.

Cuándo una justificación es razonable o no es totalmente casuística, por lo que habrá de atenderse a las circunstancias concretas de cada caso, así como a los criterios generales que se puedan extraer de casos similares resueltos por los tribunales.

Acceso a las sentencias citadas en la entrada

– Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de 15 de diciembre de 2009 (Rec. 5033/2008).

Sentencia del Tribunal Supremo de 28 de junio de 2007 (Rec. 1176/2006).

Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de 27 de enero de 2011 (Rec. 665/2010).

Sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco de 24 de marzo de 2015 (Rec. 318/2015).

Sentencia del Tribunal Supremo de 22 de enero de 2016 (Rec. 2039/2014).

Sentencia del Tribunal Superior de las Islas Canarias, Las Palmas, de 14 de octubre de 2011 (Rec. 1237/2009).

Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana de 19 de octubre de 2011 (Rec. 436/2010).

 

Vidal Galindo
Soy un abogado laboralista, de perfil internacional, con visión de negocio y vocación de formación y desarrollo de equipos. Tengo especial experiencia profesional en negociaciones, asuntos colectivos, litigación y asesoramiento a grandes clientes. Soy autor de la gran mayoría de las entradas de este blog. Cuando cuento con ayuda de algún colaborador, reviso y edito completamente la entrada antes de su publicación.
Pérdida de la prestación por incapacidad temporal por no acudir al reconocimiento médico de la mutua
Etiquetado en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *