En esta entrada vamos a referirnos a una reciente sentencia del Tribunal Supremo como excusa para recordar en el blog de derecho laboral la doctrina relativa a la extinción del contrato de trabajo por retraso en el pago de salarios. Adelanto que se trata de una doctrina consolidada y reiterada del Tribunal Supremo y, por tanto no hay novedad en este caso, pero no por ello deja de ser interesante recordar algunas cuestiones al efecto.

La sentencia de referencia será la reciente de 9 de diciembre de 2016 (Rec. 743/2015).

1.- Los antecedentes de hecho

En el caso concreto, los hechos básicos que fundamentan el conflicto son:

.- Tras diversas tensiones entre la empresaria y la empleada, ésta causó baja por incapacidad temporal, tras una discusión en la oficina.

.- La baja tuvo lugar el 4 de julio de 2012 y desde ese momento la empresaria dejó de abonar los salarios a la empleada. No le abonó ni la nómina de julio (los días trabajados), ni la paga extra de verano, ni la prestación por incapacidad temporal correspondiente a los meses de julio, agosto y septiembre.

.- En octubre de 2012, tras recibir la papeleta de conciliación solicitando la extinción de la relación laboral, la empresaria procedió al abono de los salarios y prestaciones debidas.

2.- Devenir judicial del caso

Por lo que respecta al devenir judicial del caso, la demanda fue inicialmente desestimada por el Juzgado de lo Social. Posteriormente el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña estimó el recurso de suplicación, declarando la extinción de la relación laboral.

3.- Fundamentos jurídicos de interés para el blog de derecho laboral

Las cuestiones controvertidas son dos:

 .- La primera cuestión que se plantea es: ¿los retrasos en el abono de los salarios, pagas extraordinarias y pagos delegados por incapacidad temporal, tienen entidad suficiente para ser considerados como causa justa para que proceda a la extinción del contrato de trabajo en virtud del artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores)?

.- Y la segunda cuestión es: ¿en caso afirmativo, los pagos efectuados tras la reclamación del trabajador y previos a la celebración del juicio pueden enervar dicha acción resolutoria?

Ambas cuestiones han sido resueltas de forma reiterada por el Tribunal Supremo (de hecho, la sentencia a la que nos referimos contiene una abundante cita jurisprudencial al respecto).

La jurisprudencia del Tribunal Supremo en este punto ha ido evolucionando y tratando de objetivar los incumplimientos empresariales que pueden dar lugar a la extinción del contrato de trabajo por voluntad del empleado.

Los puntos básicos a tener en cuenta pueden resumirse como sigue:

.- En primer lugar: no es exigible para la concurrencia de la causa de resolución del artículo 50.1.b) ET la culpabilidad en el incumplimiento del empresario. El incumplimiento existirá, o no, de forma objetiva, con independencia de que sea intencionado, o fruto de motivos justificados.

.- En segundo lugar: para que prospere la causa resolutoria basada en la falta de pago o retrasos continuados en el abono del salario pactado se exige exclusivamente el requisito de gravedad en el incumplimiento empresarial.

.- En tercer lugar: El criterio objetivo de valoración del retraso continuado, reiterado o persistente en el pago de la retribución no es de apreciar cuando el retraso no supera los tres meses (criterio fijado por la Sentencia del Tribunal Supremo de 25 de septiembre de 1995 –Rec. 756/1995–).

.- En cuarto lugar: los pagos ulteriores empresariales no pueden dejar sin efecto el dato objetivo de la existencia de un incumplimiento empresarial grave, constatado por la existencia de un retraso continuado, reiterado o persistente en el pago de la retribución superando con exceso el retraso los tres meses. Este punto en concreto viene siendo reiterado ya desde la sentencia del Tribunal Supremo de 27 de mayo de 1987, que declaró que «tampoco es significativo en orden al éxito del recurso el que en el período que media entre la demanda y la celebración del acto de juicio se hayan abonado al demandante las retribuciones ordinarias pendientes … pues el retraso existió y se mantenía al ejercitarse la acción resolutoria, demostrando ese pago posterior, clara respuesta a tal ejercicio, que estaba al alcance de la demandada, pese a sus indudables dificultades económicas, si no cumplir regularmente sus obligaciones, atenuar al menos la gravedad del incumplimiento, ya que el retraso probado … no fue de días o alguna semana por llegar a ser en ocasiones de varios meses».

4.- Decisión en el caso concreto

Procede ahora aplicar los puntos anteriores al caso concreto que traemos al blog de derecho laboral. Así, teniendo en cuenta que el retraso fue superior a tres meses y que los pagos posteriores a la demanda no enervan la acción extintiva del trabajador, el Tribunal Supremo en su sentencia de 9 de diciembre de 2016 confirmó la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que declaraba la extinción del contrato de trabajo.

5.- Acceso a la sentencia comentada

Puedes acceder a la sentencia en el siguiente link:

.- Sentencia del Tribunal Supremo de 9 de diciembre de 2016 (Rec. 743/2015).

Vidal Galindo

Soy un abogado laboralista, de perfil internacional, con visión de negocio y vocación de formación y desarrollo de equipos. Tengo especial experiencia profesional en negociaciones, asuntos colectivos, litigación y asesoramiento a grandes clientes. Soy autor de la gran mayoría de las entradas de este blog. Cuando cuento con ayuda de algún colaborador, reviso y edito completamente la entrada antes de su publicación.

Extinción del contrato de trabajo por retraso en el abono del salario
Etiquetado en:        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *