Excedencia voluntaria y reincorporación: cuestiones prácticas

La excedencia voluntaria da lugar a muchas cuestiones prácticas, desde su solicitud hasta el momento del reingreso. Si bien son muchas las preguntas que surgen en relación con el ejercicio de este derecho, son especialmente recurrentes las cuestiones que surgen con ocasión de la reincorporación del trabajador tras la excedencia voluntaria.

En esta entrada vamos a tratar algunas preguntas y situaciones que han surgido y han sido resueltas por nuestros tribunales.

Os recuerdo que al final de la entrada tenéis acceso a las sentencia citadas en la misma.

Según el Estatuto de los Trabajadores «el trabajador en excedencia voluntaria conserva solo un derecho preferente al reingreso en las vacantes de igual o similar categoría a la suya que hubiera o se produjeran en la empresa» (artículo 46.5 del Estatuto de los Trabajadores).

El Tribunal Supremo ha declarado, no obstante, que el derecho al reingreso no es un derecho absoluto; se trata de una «expectativa de derecho». En concreto, el Tribunal Supremo ha declarado que el derecho al reingreso es un derecho «potencial o expectante condicionado a la existencia de vacante en la empresa, y no un derecho incondicional, ejercitable de manera inmediata en el momento en que el trabajador excedente exprese su voluntad de reingreso» (Sentencia del Tribunal Supremo de 21 de enero de 2010).

Lo anterior significa que el empresario dispone plenamente de la vacante: puede contratar a otro trabajador en sustitución del excedente, reordenar los cometidos laborales propios de dicho puesto de trabajo que la integran y repartirlos entre otros trabajadores, puede proceder a la amortización del puesto de trabajo, etc.

A continuación abordo algunas de las cuestiones más relevantes que surgen con respecto al ejercicio de este derecho y, más en concreto, respecto del reingreso:

1.- ¿Existe un plazo de preaviso para el ejercicio del derecho de reincorporación?

Con carácter general, no existe un plazo de preaviso que deba cumplir el trabajador para comunicar su intención de reincorporarse a su puesto de trabajo.

No obstante, si bien es cierto que el Estatuto de los Trabajadores no prevé ningún plazo de preaviso, sí es posible acordarlo en el momento de la concesión de la excedencia, y también es posible que se encuentre regulado en el convenio colectivo de aplicación.

En relación con este último supuesto (fijación de plazo de preaviso en convenio colectivo), el Tribunal Supremo ha declarado la validez de una cláusula de convenio colectivo que establecía que el incumplimiento del preaviso suponía la pérdida del derecho a la reincorporación (Sentencia del Tribunal Supremo de 29 de septiembre de 2014).

En todo caso, incluso en ausencia de previsión específica en el convenio colectivo, la solicitud de reingreso tiene que formularse por el trabajador antes de la terminación del periodo de excedencia.

2.- ¿Se puede amortizar un puesto de trabajo vacante por excedencia?

Sí, es posible. Como hemos indicado más arriba, el empresario puede disponer de la plaza del trabajador en excedencia, también mediante la amortización del puesto de trabajo.

En el caso de la excedencia voluntaria, la ley no obliga al empresario a reservar la plaza, considerándose, por ejemplo, «lícito, correcto y no abusivo de sus facultades de organización y dirección del trabajo» externalizar las funciones del departamento en el que el trabajador prestaba sus servicios, amortizándose, de esta forma, su puesto de trabajo (Sentencia del Tribunal Supremo de 11 de julio de 2013).

Sin embargo, sería fraudulento que la amortización del puesto de trabajo se realizase después de que el trabajador expectante realizase la solicitud de reingreso. Es decir, no cabe, en el ejercicio de dirección y control del empresario, amortizar la plaza vacante una vez solicitada la reincorporación por el trabajador, surgiendo así el derecho del trabajador a regresar a su puesto de trabajo (Sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco de 13 de septiembre de 2005). 

3.- ¿Se puede ofrecer la reincorporación en otro centro de trabajo que implique un cambio de domicilio del trabajador excedente?

En este caso, con carácter general, el empleado no estaría obligado a aceptar su reincorporación en un centro de trabajo que implique un cambio de residencia.

A este respecto cabe mencionar una reciente Sentencia del Tribunal Supremo que analizó un supuesto en el que la empresa ofertó a una trabajadora un puesto de trabajo en un centro de trabajo situado en una localidad diferente de aquella en la que venía prestando sus servicios, de tal forma que, en caso de que la trabajadora aceptase, estaría obligada al cambio de domicilio. Al negarse la trabajadora, la empresa consideró que renunciaba a su derecho de reingreso preferente (Sentencia del Tribunal Supremo de 13 de julio de 2017).

Recibe todas las novedades

Partiendo de la doctrina sentada en un asunto previo (Sentencia del Tribunal Supremo de 4 de febrero de 2015), el Tribunal Supremo entendió que si bien es cierto que el artículo 46.5 del Estatuto de los Trabajadores se refiere a la empresa y no al centro de trabajo, la oferta de un puesto de trabajo en una localidad distinta, que implique cambio de residencia no resulta una solución «justa, equilibrada y respetuosa con los derechos de ambas partes». Por ello, la negativa de la trabajadora no puede implicar una renuncia a su reincorporación sino una circunstancia que deja vigente el derecho expectante a la reincorporación (si bien es cierto que en este caso concreto la dicción exacta del convenio colectivo de aplicación para los supuestos de excedencia jugó un papel importante en la decisión judicial). 

4.- ¿Tiene que ofrecer la empresa la reincorporación en caso de vacante temporal? ¿y tiene que aceptarla el trabajador?

No existe en la jurisprudencia del Tribunal Supremo un antecedente que resuelva esta controversia, más allá de un par de sentencias de los años ochenta que aproximan a la cuestión.

Sin embargo, podemos reseñar dos sentencias de Tribunales de Justicia que abordan la cuestión:

– El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña concluye que, si bien la empresa tenía la posibilidad de ofrecer al trabajador en excedencia la posibilidad de reingreso de carácter temporal, el no hacerlo en tal «peculiar situación no implica la violación del derecho al reingreso». Mas aun cuando los puestos vacantes que se cubrieron con contratos temporales no escondían una voluntad fraudulenta por parte de la empresa de evitar la contratación indefinida (Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de 6 de octubre de 2015). Por tanto, se puede entender que la empresa no tiene obligación de ofrecer a un trabajador en excedencia una vacante a cubrir mediante contrato de trabajo temporal.

– Por otra parte, en un caso en el que la empresa ofreció a una trabajadora con relación laboral indefinida puestos a cubrir con contrato temporal o contratos de jornada parcial con horarios incompatibles con su reducción de jornada por cuidado de hijo menor, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid entendió que la trabajadora no estaba obligada a aceptar la incorporación en dichas condiciones de temporalidad (Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de 11 de noviembre de 2014)

5.- Derecho de reingreso y cierre de la empresa o del centro de trabajo

El derecho expectante o expectativa de reingreso a un puesto vacante en la empresa desaparece cuando la empresa está cerrada y sin actividad en el momento en que se debería producir la reincorporación; la ocupación del puesto de trabajo por parte del excedente está, lógicamente, condicionada a la existencia de vacantes (Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía –Sevilla– de 1 de febrero de 2017).

6.- Acceso a las sentencias citadas en la entrada

Sentencia del Tribunal Supremo de 21 de enero de 2010.

Sentencia del Tribunal Supremo de 29 de septiembre de 2014.

Sentencia del Tribunal Supremo de 11 de julio de 2013.

Sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco de 13 de septiembre de 2005.

Sentencia del Tribunal Supremo de 13 de julio de 2017.

Sentencia del Tribunal Supremo de 4 de febrero de 2015.

Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de 6 de octubre de 2015.

Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de 11 de noviembre de 2014.

Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía –Sevilla– de 1 de febrero de 2017.

Vidal Galindo
Soy un abogado laboralista, de perfil internacional, con visión de negocio y vocación de formación y desarrollo de equipos. Tengo especial experiencia profesional en negociaciones, asuntos colectivos, litigación y asesoramiento a grandes clientes. Soy autor de la gran mayoría de las entradas de este blog. Cuando cuento con ayuda de algún colaborador, reviso y edito completamente la entrada antes de su publicación.
Excedencia voluntaria y reincorporación: cuestiones prácticas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *