Camaras en el centro de trabajoEn el último año tanto el Tribunal Constitucional como el Tribunal Supremo han fijado un nuevo marco de uso de las grabaciones de cámaras en el centro de trabajo y el uso de dichas grabaciones como medio de prueba en el proceso social.

El primer cambio significativo tuvo lugar con la doctrina sentada por el Tribunal Constitucional en su sentencia número 39 de 3 de marzo de 2016, que cambió la doctrina existente hasta el momento (especialmente reflejada en su sentencia 29/2013, de 11 de febrero), para pasar a declarar que lo relevante en estos supuestos es que el trabajador fuera conocedor de que las cámaras estaban instaladas (o al menos tuviera la posibilidad de conocer dicho hecho).

Está doctrina fue posteriormente aplicada por el Tribunal Supremo en su Sentencia de 7 de julio de 2016 (Rec. 3233/2014), que resolvía el caso de una empleada de un conocido supermercado que consumía productos de la empleadora en el almacén, constando, como hecho probado, que todo el personal tenía conocimiento de la instalación de cámaras de vigilancia, instalación que además, estaba anunciada por carteles.

La reciente Sentencia del Tribunal Supremo (del Pleno) de 31 de enero de 2017 (Rec. 3331/2015), aplica la anterior doctrina, si bien parece que trata de buscar un equilibro entre la doctrina previa del Tribunal Constitucional  y la actual, recogida en la sentencia 39/2016.

Nueva sentencia del Tribunal Supremo permitiendo el uso de cámaras en el centro de trabajo – Importantes novedades Clic para tuitear

Los hechos básicos de la sentencia del Tribunal Supremo son los siguientes:

.- La empresa procedió al despido del trabajador alegando transgresión de la buena fe contractual, fraude, deslealtad y abuso de confianza mediante manipulación de tickets y hurtando diferentes cantidades de dinero.

.- El centro de trabajo cuenta con sistema de vídeo-vigilancia por «motivos de seguridad» (denominación muy relevante, como veremos).

.- El actor es conocedor de la existencia del sistema de vídeo vigilancia sin que haya sido informado del destino que pueda darse a las imágenes o que pudieran ser utilizadas en su contra.

Con los anteriores hechos, lo que se discute es la validez de la prueba obtenida, que acredita el incumplimiento del trabajador.

En cuanto al devenir judicial del asunto, el juzgado de lo social dictó sentencia en la que declaró la improcedencia del despido. El juzgado de lo social decidió no valorar la prueba de reproducción de imágenes obtenida con cámaras de vídeo-vigilancia, por dos motivos: (i) entender que dicha prueba se había obtenido vulnerando el derecho a la protección de datos del trabajador (artículo 18.4 de la Constitución), y (ii) la empresa informó sobre la ubicación de las cámaras, pero no informo previamente del uso que se iba hacer de las imágenes obtenidas y que las mismas podrías ser utilizadas para el control del cumplimiento de las obligaciones que emanan del contrato de trabajo.

La sentencia fue confirmada por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, sentencia frente a la cual se interpuso el recurso de casación que ahora da lugar a la matización de la doctrina general por parte del Tribunal Supremo.

En primer lugar, en aplicación de la doctrina del Tribunal Constitucional, el Tribunal Supremo estima el recurso de la empresa, declarando la validez de la prueba. El Tribunal Supremo comienza por aplicar la doctrina clásica acerca del cumplimiento de las pautas constitucionales y considera que la medida es:

.- Justificada por razones de seguridad (control de hechos ilícitos imputables a empleados, clientes y terceros, así como rápida detección de siniestros).

.- Idónea para el logro de ese fin (control de cobros y de la caja en el caso concreto).

.- Necesaria y proporcionada al fin perseguido, razón por la que estaba justificada la limitación de los derechos fundamentales en juego.

Pero en este punto se separa de la doctrina última del Tribunal Constitucional al declarar que lo anterior es así «máxime cuando los trabajadores estaban informados, expresamente, de la instalación del sistema de vigilancia, de la ubicación de las cámaras por razones de seguridad, expresión amplia que incluye la vigilancia de actos ilícitos de los empleados y de terceros y en definitiva de la seguridad del centro de trabajo pero que excluye otro tipo de control laboral que sea ajeno a la seguridad, esto es el de la efectividad en el trabajo, las ausencias del puesto de trabajo, las conversaciones con compañeros, etc. etc.».

Lo anterior permite dos lecturas (no me atrevo a decir «conclusiones», hasta comprobar si el Tribunal Supremo mantiene esta interpretación en futuras sentencias):

1.- El Tribunal Supremo avala la posibilidad de utilizar las imágenes obtenidas por cámaras instaladas por «motivos de seguridad» para acreditar actos ilícitos de los trabajadores (como hurtos), pero también cabe entender que

2.- El Tribunal Supremo quiere excluir la posibilidad de que esas imágenes puedan ser utilizadas para acreditar otros extremos tales como el control de la actividad laboral, ausencias, etc.

Y por último el Tribunal Supremo incluye otra novedad en relación con la normativa de protección de datos y considera que «frente a los defectos informativos que alegan pudieron reclamar a la empresa más información o denunciarla ante la Agencia Española de Protección de Datos, para que la sancionara por las infracciones que hubiese podido cometer». Es decir, si el empleado considera que la empresa no cumple con la legislación de protección de datos podrá denunciar ante la Agencia de Protección de Datos, pero ese incumplimiento es independiente de una eventual vulneración del derechos fundamentales.

El TS avala utilizar imágenes obtenidas por cámaras instaladas por «motivos de seguridad» para acreditar actos ilícitos de los trabajadores Clic para tuitear

La sentencia cuenta con un voto particular suscrito por varios Magistrados, pero no se dicta en cuanto al fondo, sino por considerar que concurre inexistencia de contradicción.

Vidal Galindo

Soy un abogado laboralista, de perfil internacional, con visión de negocio y vocación de formación y desarrollo de equipos. Tengo especial experiencia profesional en negociaciones, asuntos colectivos, litigación y asesoramiento a grandes clientes. Soy autor de la gran mayoría de las entradas de este blog. Cuando cuento con ayuda de algún colaborador, reviso y edito completamente la entrada antes de su publicación.

El Tribunal Supremo avala nuevamente el uso de cámaras en el lugar de trabajo… y matiza algún criterio del Tribunal Constitucional

3 thoughts on “El Tribunal Supremo avala nuevamente el uso de cámaras en el lugar de trabajo… y matiza algún criterio del Tribunal Constitucional

  • 21 marzo, 2017 a las 22:45
    Enlace permanente

    Una vez más interesante artículo. Enhorabuena por haber creado un blog de contenido tan interesante para todo abogado laboralista, sobretodo para los que como yo estamos en proyecto de iniciar carrera profesional, y contamos con poca experiencia profesional. Gracias por ayudarnos en nuestro desarrollo profesional

    Responder
  • 4 abril, 2017 a las 12:47
    Enlace permanente

    Muy interesante y de actualidad. ¡Enhorabuena!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *