Reincorporación tras excedencia voluntaria

Vamos a abordar en esta entrada nuevamente la situación de excedencia y el posible reingreso en la empresa. Aprovecho para recordaros que hay una entrada dedicada a las cuestiones principales de la excedencia (se puede acceder aquí: excedencia laboral).

Las preguntas que vamos a abordar en esta ocasión son las siguientes: ¿El hecho de que la empresa ofertara un puesto de trabajo similar en un portal de empleo equivale a existencia de vacante? ¿El empleado excedente tiene derecho a reincorporarse en cualquier vacante similar? ¿El derecho al reingreso es siempre automático? ¿qué sucede si la vacante es similar a la que tenía el trabajador excedente pero tiene nuevos requisitos que el excedente no cumple? ¿Y si la vacante es temporal, puede exigirla el excedente?

El motivo que da lugar a esta entrada es una reciente sentencia del Tribunal Supremo, que citamos más abajo y que nos servirá como hilo conductor de esta entrada del blog.

1.- Resumen de los hechos

Una trabajadora que prestaba servicios con contrato indefinido a tiempo completo y categoría profesional de auxiliar administrativo solicitó una excedencia voluntaria de dos años de duración, que fue concedida por la empresa. La situación de excedencia se extendería desde el día 6 de septiembre de 2008 hasta el 5 de septiembre de 2010.

Unos meses antes de la fecha de finalización de la excedencia (en julio de 2010) la trabajadora solicitó su reincorporación en el mes de septiembre de ese mismo año. La empresa informó a la trabajadora de la inexistencia de vacante de igual o similar categoría profesional, por lo que su situación se mantendría inalterada.

En abril de 2011 la trabajadora remitió una nueva comunicación a la empresa, en la que manifestaba que desde la fecha en que ella debía haberse reincorporado (septiembre de 2010), habían sido ofertados puestos administrativos, por lo que solicitaba de nuevo su reincorporación, añadiendo que estaba dispuesta a aceptar otro tipo de puesto para facilitar su reincorporación.

La empresa contestó informando de que las ofertas de trabajo que se habían realizado efectivamente estaban destinadas a cubrir puestos de administrativo, pero tenían notables diferencias respecto de su puesto de trabajo: (i) los trabajadores deberían hablar inglés o alemán (que no era el caso de la trabajadora) y (ii) se trataba de contratos temporales (y no indefinidos, como el de la trabajadora).

A la vista de la citada contestación, la trabajadora presentó demanda solicitando que se declarara su derecho a ser readmitida de forma inmediata en puesto de trabajo de igual o similar categoría profesional a la de auxiliar administrativo, con todos los derechos inherentes y a abonarle todos los salarios dejados de percibir desde e mes de septiembre de 2010.

2.- El devenir judicial del asunto

El Juzgado de lo Social estimó la demanda y condenó a la empresa a reincorporar a la trabajadora de forma inmediata en puesto de trabajo de igual o similar categoría profesional a la de auxiliar administrativo, con todos los derechos inherentes y a abonarle todos los salarios dejados de percibir.

La citada sentencia fue recurrida en suplicación ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. El recurso fue desestimado, manteniendo íntegramente la resolución impugnada.

La empresa recurrió en casación para unificación de doctrina ante el Tribunal Supremo. A los efectos de esta entrada, se consideraban infringidos el artículo 46.5 del Estatuto de los Trabajadores (en adelante, ET), en relación con la doctrina contenida en la Sentencia del Tribunal Supremo de 14 de febrero de 2006.

3.- Derechos del excedente: la doctrina del Tribunal Supremo

El Tribunal Supremo recuerda en su sentencia la doctrina de la Sala en torno al ejercicio del derecho establecido por el artículo 46.5 del ET, en los siguientes términos:

– El derecho el reingreso es un derecho potencial o expectante condicionado a la existencia de una plaza vacante en la empresa. Por lo tanto, no es un derecho incondicional ejercitable de manera inmediata. Se trata de una «expectativa de derecho».

– La ley dispensa un tratamiento diferente a la excedencia voluntaria común y las demás vicisitudes del contrato de trabajo (tales como excedencias forzosas, por cuidado de hijos, etc.), que se justifica en la distinta valoración que merecen los intereses en juego en una y otra situación. Mientras que en la suspensión del contrato de trabajo y en las situaciones de excedencia forzosa o especial concurren causas específicas de impedimento, incompatibilidad o dificultad, el interés que motiva la excedencia voluntaria, generalmente, es personal o profesional. Así pues, el legislador, en el caso de la excedencia voluntaria no ha querido justificar la reserva o conservación del puesto de trabajo.

– Si la excedencia voluntaria no implica para el empresario el deber de reservar el puesto de trabajo al trabajador excedente, ello significa que el empresario puede disponer la plaza vacante contratando a otro trabajador, reordenando las funciones del puesto de trabajo o amortizando el puesto.

El derecho expectante solo puede ejercitarse de manera inmediata cuando la vacante que exista en la empresa sea para el mismo puesto de trabajo, u otro similar o equivalente. En otros casos (puestos similares) no cabe el ejercicio de la acción.

En el caso que estamos tratando no existe ninguna equivalencia entre la plaza dejada en excedencia y la plaza finalmente cubierta tras la solicitud de reingreso.

La anterior conclusión se fundamenta, y aquí reside lo trascendental de la sentencia, desde una triple perspectiva:

1.- Necesidades empresariales: Las plazas indefinidas satisfacen necesidades de carácter permanente, mientras que las necesidades atendidas por obra o servicio tienen limitada su proyección en su objeto y en el tiempo.

2.- Dinámica contractual: El cambio de naturaleza del contrato de trabajo de indefinido a temporal o el cambio de la prestación implica una novación de dicho contrato que requiere el consentimiento bilateral de las partes, sin que ninguna de ellas pueda imponérselo a la otra.

3.- Correlación entre el derecho y el deber: El trabajador excedente no puede invocar como vacante adecuada sino aquella plaza cuyo ofrecimiento le resultase de obligada aceptación, de manera que su rechazo comportarse el decaimiento de su derecho expectante. Es decir, el trabajador excedente solo puede exigir como plaza vacante aquella que por fuerza habría de aceptar si le fuese ofertada y que a la vez el empresario necesariamente hubiera de ofrecerle.

Por último el Alto Tribunal se pronuncia sobre la ratio decidendi de la sentencia recurrida que aduce a la doctrina de los actos propios para excluir que la diversidad entre la vacante ofertada y la contratación producida puede argumentar en el presente caso la empresa demandada.

Es decir, en este caso no cabe aplicar la doctrina de los actos propios, aunque haya mediado una previa oferta de empleo sin especificaciones limitativas utilizando un portal de empleo online.

En este sentido, no puede hablarse de oferta de contrato a la simple información proporcionada en internet a través de dicho portal en la que se hace constar simplemente una «oferta de auxiliar administrativo departamento de personal» a la que la empresa anunciante no señala cualidad alguna en orden a su jornada, temporalidad o salario.

Una oferta de trabajo publicada en el portal de empleo online no solo es de autoría ajena a la empresa demandada, sino que no ofrece atisbo de inequívoca declaración de voluntad o de acto concluyente dirigido a causar estado, ni concreciones contractuales suficientes para que, con la aceptación, se entienda perfeccionado el contrato, por lo que no media razón alguna para atribuir a la empresa las hipotéticas consecuencias jurídicas del supuesto actuar vinculante del portal de empleo.

Por lo tanto, no se puede afirmar que la ausencia de toda referencia temporal en el anuncio comportaba que la oferta de trabajo era para cubrir un puesto de carácter indefinido y a jornada completa. La imprecisión de la información que se encuentra en el portal de empleo no comporta que necesariamente el contrato ofrecido tuviera las características indicadas, habiendo acreditado la empresa lo contrario en el acto de la vista.

4.- Acceso a las sentencias citadas en la entrada

.- Sentencia del Tribunal Supremo número 935/2017, de 28 de noviembre (recurso para la unificación de doctrina 3844/2015).

Vidal Galindo

Soy un abogado laboralista, de perfil internacional, con visión de negocio y vocación de formación y desarrollo de equipos. Tengo especial experiencia profesional en negociaciones, asuntos colectivos, litigación y asesoramiento a grandes clientes. Soy autor de la gran mayoría de las entradas de este blog. Cuando cuento con ayuda de algún colaborador, reviso y edito completamente la entrada antes de su publicación.

El trabajador excedente solo puede exigir la vacante que estaría obligado a aceptar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *