La semana pasada tuve la suerte de comentar una sentencia en Expansión; cuando publiqué la noticia en mi cuenta de Linkedin, anunciaba que en unos días publicaría la entrada completa al respecto. Y aquí está. Me refiero a la sentencia del pasado mes de febrero el Tribunal Supremo volvió a abordar de nuevo un asunto de crédito horario sindical. La cuestión analizada era si existe sustento legal para el disfrute del crédito horario sindical por parte de miembros del comité de empresa y de los delegados sindicales (designados de conformidad con la Ley Orgánica de Libertad Sindical) durante el periodo de vacaciones.

Nos referimos a la Sentencia de 1 de febrero de 2017 (Rec. 119/2016), que confirma que el crédito horario se disfruta durante once meses, excluyendo el periodo de vacaciones.

El crédito horario sindical no puede disfrutarse durante las vacaciones.Haz click para twittear

1.- Hechos básicos del caso

Los hechos básicos del caso, que dan lugar a la sentencia son dos:

.- Los miembros del comité de empresa y los delegados sindicales cedían mensualmente su crédito horario a favor de otros representantes de los trabajadores. La cesión se efectuaba durante los doce meses del año, computando, por consiguiente, los períodos de vacaciones de los representantes cedentes.

.- El 2 de julio de 2015 la empresa demandada publicó un comunicado en el que informaba que, a raíz de la sentencia del Tribunal Supremo de 23 de marzo de 2015 (Rec. 49/2014), durante el periodo vacacional de cada uno de los miembros del comité de empresa y delegados sindicales no se generaría derecho a horas sindicales. En consecuencia, las bolsas de crédito horario existentes en la empresa en ese momento verían reducidas sus horas en la proporción del número de días de vacaciones disfrutados por cada uno de sus miembros. Esta decisión fue impugnada por varios sindicatos con presencia en la Empresa.

2.- Devenir judicial del asunto

En cuanto al devenir judicial de la pretensión, la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional estimó la demanda y declaró ilícita la práctica de prorratear el cómputo del crédito sindical acumulado, condenando a la empresa a computar el crédito horario acumulado de manera íntegra. Por su parte, el Tribunal Supremo revoca la sentencia de la Audiencia Nacional y confirma que durante el mes de vacaciones no se disfruta de crédito horario.

3.- Fundamentos jurídicos de la sentencia

Los fundamentos jurídicos de la sentencia son los siguientes:

.- El crédito horario tiene la naturaleza de un permiso retribuido.

.- Dado que se trata de un permiso retribuido, tiene que ser disfrutado durante el trabajo. No obstante, de esta manifestación general se excluyen supuestos excepcionales en los que el crédito horario deba utilizarse en todo o en parte fuera de la jornada de trabajo (por ejemplo, en empresas con régimen de trabajo a turnos, o en situaciones de baja de representante por incapacidad temporal).

.- El crédito horario está establecido legalmente con carácter mensual. Esta fijación debe entenderse en relación con el periodo de actividad desempeñada; es decir, los once meses de trabajo, excluyendo el mes de vacaciones, durante el cual no se desempeña actividad.

El Tribunal Supremo confirma y reitera la doctrina sentada por su anterior sentencia de 23 de marzo de 2015 (Rec. 49/2014) y, de forma contundente concluye que «es imposible disfrutar de un permiso retribuido cuando el representante unitario o sindical disfruta de sus vacaciones, al ser imposible disfrutar un permiso cuando no se está trabajando».

La consecuencia de lo anterior es clara y consiste en que «si el representante unitario o sindical dispone de un crédito horario, cuya naturaleza es propia de un permiso retribuido, incompatible con el disfrute de sus vacaciones anuales, se hace absolutamente evidente que no puede ceder dicho crédito a la bolsa de crédito horario, por cuanto dicho crédito no estuvo nunca en el patrimonio de dichos representantes».

El Tribunal Supremo también aborda en este sentencia si el hecho de que la empresa hubiera mantenido durante años el cómputo del crédito horario a razón de doce meses, y no once, suponía una condición más beneficiosa. Si así fuera, se habría convertido en un derecho y la empresa no podría cambiar el sistema de cálculo unilateralmente como hizo.

El Tribunal Supremo comienza por exponer de forma clara y detallada las características y requisitos para que una conducta permisiva se convierta en una condición más beneficiosa. Y concluye que no basta la mera persistencia en el tiempo para que se genere una condición más beneficiosa, sino que es necesario que exista una voluntad inequívoca de incorporación de la ventaja en el nexo contractual de cada trabajador. Y en el caso concreto que se planteó al Tribunal Supremo se concluyó que no existía ningún indicio de dicha voluntad. Más al contrario, el Tribunal Supremo entiende que el hecho de que la empresa comunicara de forma inmediata a la representación legal de los trabajadores su decisión de cambiar el cálculo del crédito horario sólo unos días después de conocer la sentencia del Tribunal Supremo de 23 de marzo de 2015 (Rec. 49/2014), impedía considerar que existía una condición más beneficiosa.

4.- Conclusiónes respecto al crédito horario

En conclusión: Salvo pacto en contrario, o condición más beneficiosa, durante el periodo de vacaciones no se devenga crédito horario sindical por los representantes de los trabajadores.

Vidal Galindo

Soy un abogado laboralista, de perfil internacional, con visión de negocio y vocación de formación y desarrollo de equipos. Tengo especial experiencia profesional en negociaciones, asuntos colectivos, litigación y asesoramiento a grandes clientes. Soy autor de la gran mayoría de las entradas de este blog. Cuando cuento con ayuda de algún colaborador, reviso y edito completamente la entrada antes de su publicación.

El crédito horario sindical no se disfruta doce meses, sino once
Etiquetado en:            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *