Despido procedente por reenviar correos a cuenta personal

La sentencia que voy a comentar en esta entrada es escueta, pero contiene unas manifestaciones de la máxima trascendencia en cuanto al uso del correo electrónico corporativo y la importancia (por si alguien todavía lo duda), de tener una buena política de uso de medios informáticos y digitales en la empresa.

En el presente caso, se declara procedente el despido de un empleado por imprimir determinada información de la empresa, así como reenviarse correos desde la cuenta de la empresa a su dirección particular.

Vamos a ver los hechos y conclusiones del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia al respecto.

1.- Hechos del caso concreto

El trabajador era un delegado de la empresa en su oficina de Cartagena. La antigüedad del trabajador y, por tanto, los eventuales importes indemnizatorios, eran bastante importantes. La prestación de servicios comenzó en el año 1995 y las indemnizaciones que solicitó en su demanda por despido ascendían a más de 300.000 Euros (165.000 euros aprox. en concepto de indemnización por despido y 150.000 euros por vulneración de derechos fundamentales)

La relación laboral no debía de estar en su mejor momento, no sólo por el evidente hecho del despido, sino porque en los hechos probados consta una decisión empresarial previa de movilidad geográfica (que fue impugnada y la impugnación desestimada) y una situación de incapacidad temporal de larga duración.

Los hechos probados de relevancia en cuanto a la fundamentación del despido son principalmente dos:

.- «Entre los días 7 y 12 de mayo de 2.015 el demandante imprimió las condiciones particulares de varias pólizas individuales, así como el listado con los asegurados de las dos pólizas colectivas del Colegio de Farmacéuticos de Murcia».

.- «El demandante ha reenviado correos electrónicos desde la dirección de correo facilitada por la empresa a otras dos direcciones particulares del mismo actor».

Aunque no afecta al fallo, en las fechas indicadas el trabajador se encontraba en situación de baja por incapacidad temporal.

El empleado fue despedido por los hechos anteriores con fecha de 27 de mayo de 2015.

2.- Normativa interna de la empresa en materia de uso de medios tecnológicos

La empresa cuenta con una abundante normativa interna en cuanto al uso de tecnologías de la información, que es la que ha supuesto la declaración de procedencia del despido del trabajador.

En concreto, según consta en los hechos probados:

.- La Empresa cuenta con normativa interna en materia de tecnologías de la información, denominada «Documento de Obligaciones del Personal y Colaboradores de (…)».

.- La anterior normativa fue notificada a fa representación legal de los trabajadores y se acreditó que era conocida por el demandante.

.- La normativa interna de la empresa prohíbe expresamente reenviar mensajes ni documentos corporativos a cuentas privadas del trabajador o de sus familiares o amigos, ya que éstas no gozan del mismo nivel de seguridad.

.- Por su parte, el convenio colectivo de aplicación (Convenio colectivo general de ámbito estatal para el sector de entidades de seguros, reaseguros y mutuas de accidentes de trabajo), recoge como faltas muy graves en su artículo 63: a) El fraude, la deslealtad y el abuso de confianza en las gestiones encomendadas; m) La desobediencia a las órdenes de los superiores, así como el incumplimiento de las normas específicas de la entidad que impliquen quebranto manifiesto de disciplina o de ellas derive grave perjuicio para la empresa; n) La utilización fraudulenta de los medios electrónicos o herramientas tecnológicas establecidas en la empresa; ñ) La reincidencia en la comisión de faltas graves, aunque sean de distinta naturaleza.

Por tanto, el uso del correo electrónico se encontraba adecuadamente regulado en el caso concreto, tanto al nivel de la empresa, como en el convenio colectivo de aplicación.

3.- Resolución del caso concreto

El Juzgado de lo Social declaró la improcedencia del despido, condenando a la empresa a abonar una indemnización por despido superior a los 165.000 Euros.

Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia, en su sentencia de 29 de marzo de 2017, revocó dicha declaración y declaró la procedencia del despido.

Como ya hemos adelantado, el éxito del recurso se deriva de una correcta implementación y difusión de la normativa interna de uso de medios tecnológicos.

El fundamento del Tribunal para la estimación del recurso es que «ante tales preceptos, no cabe duda de que el actor incurrió en un claro abuso de confianza y deslealtad al reenviarse correos electrónicos remitidos a la empresa, lo que a su vez supone un acto de indisciplina frente a las órdenes dadas por la empresa, al tratarse de documentos cuya custodia le compete y sobre la que debe dar las correspondientes instrucciones, teniendo en cuenta que se dan con una finalidad, que es ajena a la tenencia de tal información fuera del ámbito propio de custodia, y, finalmente, vulnera la prohibición de usar los medios de la empresa fraudulentamente».

4.- En conclusión

Una vez más, se puede comprobar la transcendencia real de implementar correctamente una política de uso de medios tecnológicos. Es necesario que tenga un contenido concreto y, además, que se encuentre debidamente notificada a todos los actores necesarios según la empresa.

Recibe todas las novedades

En el presente caso el Tribunal Superior de Justicia advierte de forma correcta que no sólo se trata de una cuestión de indisciplina laboral. De no existir una política interna adecuada, la conducta del trabajador podría causar otros daños a la empresa en su calidad de garante de la custodia de los documentos y datos personales de los asegurados incluidos en las pólizas que el trabajador copió.

Por tanto, como vengo sosteniendo hace tiempo, la correcta implementación de una política de uso de medios tecnológicos por parte de los empleados no sólo tiene un claro impacto en el ámbito de las relaciones laborales, sino que también lo tiene en el ámbito del cumplimiento normativo por parte de la empresa (compliance).

5.- Acceso a la sentencia citada

.- Sentencia de 29 de marzo de 2017 del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia (Rec. 1055/2016).

 

Vidal Galindo
Soy un abogado laboralista, de perfil internacional, con visión de negocio y vocación de formación y desarrollo de equipos. Tengo especial experiencia profesional en negociaciones, asuntos colectivos, litigación y asesoramiento a grandes clientes.

Puedes estar siempre al día! Apúntate!

Apúntate ahora y recibirás todas las actualizaciones

Al apuntarte aceptas la política de privacidad del blog

Despido procedente por reenviar correos a su cuenta personal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *